Dietética y nutrición 

Somos lo que comemos

Cuando hablamos de alimentación nos referimos a la acción de seleccionar, combinar, cocinar e ingerir distintos tipos de alimentos. Esto está influenciado por las necesidades individuales, las preferencias, la cultura, la situación geográfica, etc…

 La Dietética es la ciencia que estudia todas estas combinaciones de alimentos, determinando su valor energético y nutricional y la repercusión que tiene en el estado de salud del organismo.

Existen distintos tipos de dietas: vegana, vegetariana, crudívora, macrobiótica, paleo… cada una con sus pautas y argumentos bien definidos.

Cada día aparecen nuevas corrientes que nos llevan a un exceso de información, muchas veces contradictoria, y a una confusión con respecto a cuál será la dieta adecuada, la más equilibrada o la más saludable.

Lo más importante es “escuchar” a nuestro cuerpo y sus necesidades y adaptar la dieta a cada situación, teniendo en cuenta la constitución de la persona, su estado de salud, actividad física, edad, gustos, etc…

 

La dieta más equilibrada es aquella que resulta compatible con el mejor estado de salud de cada individuo.

Una vez el alimento entra en nuestro aparato digestivo comienza el proceso de Nutrición, que son los mecanismos mediante los cuales el organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos. Para que haya una buena asimilación de nutrientes es importante un buen funcionamiento del aparato digestivo y un intestino saludable.

 Utilizando la intuición y el sentido común, elegiremos los alimentos que podamos digerir, asimilar y eliminar sus residuos de forma correcta, optimizando el aporte de nutrientes y energía y manteniendo un estado de salud y equilibrio.

Pero dependiendo de las necesidades de cada uno, existen distintos tipos o “técnicas nutritivas” que pueden ayudarnos mejor a cada uno de nosotros:

 

Alimentación Macrobiótica

La Macrobiótica es una disciplina proveniente de Japón, influenciada por la medicina tradicional oriental, con más de 5000 años de antigüedad.

Nutrición deportiva

Cuando practicamos algún deporte será necesario un mayor aporte de ciertos nutrientes que nos ayuden a aumentar el rendimiento, mejorar la recuperación y prevenir lesiones.

Coaching nutricional

El Coaching nutricional son un conjunto de herramientas que se utilizan durante el proceso de cambio de hábitos alimentarios, en el cual la persona identifica y supera los obstáculos que le impiden llevar a cabo dichos cambios.

Macro = Gran Bio= Vida

La Macrobiótica es una disciplina proveniente de Japón, influenciada por la medicina tradicional oriental, con más de 5000 años de antigüedad.

Su fundador, George Oshawa, fue quien  la trajo a occidente donde formó a discípulos como Michio Kushi o Lima Oshawa que posteriormente difundieron su filosofía alrededor del mundo.

La base de la macrobiótica es la búsqueda del equilibrio a través de la alimentación, teniendo en cuenta la energía yin y yang de los alimentos y el efecto que  producen en nuestro cuerpo y emociones.

Cuando hablamos de yin y yang nos referimos a esas energías opuestas y complementarias que forman parte de la vida y la naturaleza, como la noche y el día, el frío y el calor, la luz y la oscuridad.

Así, por ejemplo, la energía yin es una energía fría, volátil, que provoca expansión y dispersión, mientras que la energía yang es caliente, contractiva y tonificante.

 

La Dieta Macrobiótica, además,  se basa en los ciclos de la naturaleza, acompasando la alimentación a los ciclos naturales, en armonía con las estaciones.

¿Qué alimentos forman parte de la cocina macrobiótica?

Los alimentos que se utilizan para el consumo diario son aquellos más equilibrados a nivel nutricional y energético. Estos son:

Cereales integrales, legumbres, vegetales de estación, frutos secos y semillas, alimentos fermentados, algas, pescado (en algunos casos) y frutas de estación (según la estación y la condición de la persona se consumirán crudas, cocidas, o no se consumirán).

Alimentos con una energía extrema a evitar o consumir ocasionalmente:

Energía extrema Yin: azúcar, miel, lácteos, queso fresco, chocolate, alcohol, frutas tropicales, refrescos, café, aditivos.

Energía extrema Yang: condimentos salados, carnes, embutidos, snacks, huevos, quesos curados, fritos, horneados.

Cuando nos alimentamos con alimentos de energía extrema necesitamos compensarlo con alimentos con una energía extrema contraria. Por ejemplo: si comemos carne o embutidos, necesitaremos compensarlo con dulces o alcohol.

El organismo siempre busca el equilibrio, por eso cuando comemos un alimento con una energía extrema, el propio cuerpo nos pedirá una energía extrema contraria para equilibrar.

Del mismo modo, si comemos alimentos con una energía neutra o con un yin/yang moderado, nos mantendremos más equilibrados y centrados física y emocionalmente

Nutrición deportiva

Como ya hemos visto, una alimentación variada y equilibrada, que nos aporte los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo, es fundamental para mantener un estado de equilibrio tanto físico como emocional.

 Cuando practicamos algún deporte o actividad física con cierta regularidad, estas necesidades pueden verse aumentadas, ya que será necesario un mayor aporte de energía y de ciertos nutrientes que nos ayuden a aumentar el rendimiento, mejorar la recuperación y prevenir lesiones.

Para ello es importante implementar un buen plan nutricional, adaptado al tipo de ejercicio y a las necesidades individuales.

¿Qué nutrientes debemos tener en cuenta cuando practicamos deporte?

Proteínas

Las proteínas cumplen un rol fundamental en la práctica deportiva. Son indispensables para reparar las pequeñas roturas fibrilares del músculo (que producen las llamadas “agujetas”),  para una buena  recuperación después del ejercicio y para el proceso anabólico, es decir, creación de nueva masa muscular.

El aporte de proteínas dependerá del tipo, intensidad y duración del ejercicio. Así, para deportes de fuerza y potencia, las necesidades proteicas serán mayores que para deportes de resistencia.

Las mejores fuentes de proteína son las de origen animal, ya que nos aportan una proteína completa, con todos los aminoácidos esenciales.

Muchos alimentos de origen vegetal, como las legumbres, cereales, semillas y frutos secos, también son ricos en proteínas, sólo que la mayoría de ellos son deficientes en algún aminoácido esencial. Por esta razón, si eres vegetariano o vegano, es importante hacer una correcta combinación de estos alimentos a lo largo del día para obtener todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para una buena síntesis proteica.

Grasas

Dependiendo del tipo de deporte y del gasto energético, habrá que ajustar el aporte lipídico. Es importante consumir grasas de calidad, como las que nos aportan las semillas, los frutos secos, el aguacate, el aceite de oliva… con una prevalencia de ácidos grasos poliinsaturados.

Agua

Por último debemos tener en cuenta, que tan importante como una buena alimentación, es una buena hidratación.

El agua es muy importante para el control de la temperatura durante el ejercicio y para el rendimiento físico, por lo que se deberá planificar rigurosamente la reposición hídrica en función del tipo y duración de la actividad física para evitar la deshidratación.

Hidratos de carbono

Son la principal fuente de energía. Dependiendo del gasto energético de cada persona, habrá que incrementar el consumo de hidratos de carbono de calidad, como son los cereales integrales. Estos, además de aportar una energía estable a lo largo del día, nos proporcionarán otros nutrientes esenciales para la práctica deportiva como calcio, magnesio, hierro, etc…

Vitaminas y Minerales

Son de vital importancia para llevar a cabo todas las funciones metabólicas del organismo, muchas de las cuales se ven incrementadas durante la práctica deportiva.

En muchos deportes hay una gran pérdida de agua y electrolitos por efecto de la sudoración, por lo que debemos hacer un buen aporte de minerales en la dieta para recuperar dichas pérdidas. Los más importantes son el  sodio, el cloro y el potasio. Una deficiencia de estos minerales puede producir calambres musculares, debilidad y apatía.

Por otro lado, en la práctica deportiva, hay un aumento dela oxidación celular. Por esta razón, las personas que practican deporte con regularidad, deberán aportar en la dieta una mayor cantidad de sustancias antioxidantes como  las vitaminas A, C, E, el zinc y el selenio.

Las principales fuentes vitaminas y minerales son las frutas, verduras y hortalizas, por lo que no pueden faltar en la dieta un deportista.

Coaching nutricional

El Coaching nutricional son un conjunto de herramientas que se utilizan durante el proceso de cambio de hábitos alimentarios, en el cual la persona identifica y supera los obstáculos que le impiden llevar a cabo dichos cambios.

En este proceso, además de establecer un plan alimentario, se trabaja definiendo el o los objetivos que se desean alcanzar, la motivación para alcanzarlos y los posibles obstáculos que puedan aparecer durante el proceso.

La función del coaching nutricional es ayudar a la persona a enfocarse en las soluciones, manteniendo la motivación durante el proceso y potenciando sus recursos y habilidades.

En este contexto, la persona es protagonista de su plan de acción, tomando conciencia de lo que quiere y qué pasos o estrategias deberá realizar para lograrlo.

No todo el mundo necesita un Coaching Nutricional para conseguir sus objetivos dietéticos, sin embargo, dependiendo de cada situación se podrán aplicar algunas de estas herramientas para ayudar a la persona a potenciar sus propios recursos y a mantener la motivación durante el proceso de cambio.

Flores de Bach

El Dr. Bach era un gran investigador además de médico y homeópata. Entre los años 1926 y 1934 experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, Gran Bretaña, hasta encontrar 38 remedios naturales con propiedades curativas para distintos problemas emocionales.

Sus estudios e investigaciones lo llevaron a concluir que toda enfermedad física tiene su origen en un desequilibrio emocional, que si persiste en el tiempo terminará por debilitar el sistema inmunitario y favorecerá la aparición de distintas enfermedades. Por  tanto, al restaurar el equilibrio emocional podríamos prevenir y resolver diversas enfermedades físicas.

Las Flores de Bach constituyen un sistema totalmente inocuo, no presenta efectos secundarios y está indicado para personas de cualquier edad, desde recién nacidos, ancianos, niños y embarazadas. Incluso se pueden utilizar en animales y plantas.

No interaccionan con otros medicamentos por lo que se pueden combinar tanto con fármacos como con homeopatía.

¿Es seguro para los niños?

Las pueden tomar los recién nacidos, los ancianos y hasta las embarazadas;

En niños suelen ejercer un efecto más potente e inmediato que en personas adultas, siendo de gran utilidad en situaciones de cambio (llegada de un hermanito, comienzo del cole…), miedos nocturnos, rabietas o estados de angustia.

¡Concierta una cita!

¿Tienes dudas? ¡Pregúntame todo cuanto necesites! Consultas presenciales o via Skype

Correo electrónico

maria@saludablementemaria.com

Llámame

645 047 450

Me puedes encontrar en

Avenida 302, n 42
Castelldefels 08860 Barcelona